Como su nombre indica, en la zona existe agua estancada gracias a la presencia de un terreno impermeable. Los inicios del desarrollo del pueblo de Las Maretas está en el establecimiento de viviendas como lugar de segunda residencia a lo largo de los años ochenta del pasado siglo, convirtiéndose, con el transcurso de los años, en la primera residencia de muchos vecinos procedentes de diversas zonas de la isla. Cuenta con una playa y un accidentado litoral, que conforma un paisaje peculiar, de originales formas y singular belleza.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies