El pequeño pueblo costero de El Porís mantiene viva su larga tradición marinera, resultado de la existencia de una extensa bahía natural utilizada desde tiempos inmemoriales como refugio para embarcaciones. No fue hasta el siglo XIX cuando se sentaron las bases de su futuro desarrollo demográfico al calor de la actividad comercial y pesquera.

La construcción en la primera mitad del siglo XX del muelle convierte a El Porís en puerto de cabotaje y escala, desde donde se importaban y exportaban numerosas mercancías. Fruto de esta actividad comercial, se produce un paulatino progreso demográfico que irá potenciando, a la vez, el desarrollo de una incipiente actividad turística.

En la actualidad, El Porís es un núcleo poblacional que ha sabido conservar todo el encanto de épocas pasadas. Sus calles tranquilas invitan a pasear descubriendo la esencia de los tradicionales modos de vida de la zona y a disfrutar de la paz y sosiego que se respira por todos los rincones de este pequeño barrio ariquero. Cuenta con diversos espacios para el baño, como una pequeña playa de arena o el muelle. Sus fondos marinos constituyen además un elemento de gran atractivo que invitan a la práctica del submarinismo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies